martes, 24 de enero de 2012

EDUCAR LAS EMOCIONES

(haz clic para la consulta del libro completo)


Presentación de los autores: 
Este libro forma parte de una experiencia formativa que hemos organizado con mucho entusiasmo para quienes se encuentran en un proceso de profesionalización y requieren crecer
emocionalmente. Fue concebido como una "carpeta de trabajo"  para que cada futuro profesional
tenga la oportunidad de sentirlo, vivirlo, reconstruirlo y descubrir desde sus distintas aplicaciones, la
riqueza de sus propias emociones.
 "Educar las emociones" constituye uno de los recursos didácticos del programa de educación
emocional creado para ofrecerle a los estudiantes de hoy, profesionales de mañana, una doble
experiencia pedagógica: adquirir conocimientos acerca de la inteligencia emocional y desarrollar sus
propias habilidades emocionales.
Particularmente, esta "carpeta de trabajo" es un apoyo a las diversas actividades que se pueden
realizar en un programa de educación emocional, por ello se  estructuró en cuatro segmentos:

  1. Contenidos temáticos, dedicado a exponer, en forma breve, algunos conceptos básicos relacionados con la inteligencia emocional.
  2.  Actividades para la educación emocional, con  sugerencias de ejercicios para el desarrollo de las habilidades de la inteligencia emocional, así como cuestionarios para la auto-evaluación.
  3. Propuestas para reflexionar, en el que se recopilan algunos textos que invitan a profundizar sobre aspectos inherentes al desarrollo personal como son: el sentido de la enseñanza, la comunicación personal, la autenticidad, la perseverancia, el trabajo en equipo, el control de la ira, el temor a fracasar y el sentido del esfuerzo.
  4. Referencias, incluye información para localizar distintas fuentes, tanto de libros como de sitios en la Internet, sobre el tema de la inteligencia y la educación emocional.
Deseamos  que esta propuesta sea útil para ayudarlos a profundizar en el autoconocimiento,
punto de partida del programa de educación emocional que hemos diseñado y en el que se considera el desarrollo emocional como un proceso auto-constructivo, que se logra a través de la implicación del propio estudiante;  en ese sentido, el papel del facilitador del programa es promover las
mejores oportunidades y condiciones  para que cada uno de los participantes en el programa construya su propio conocimiento  y se eleve a la condición de  protagonista  de su  proceso de formación, teniendo también como norte su futura salud emocional  y la calidad de las relaciones que
modelarán y promoverán  como profesionales y como personas.


Mireya Vivas
Domingo Gallego
Belkis González

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...